Hay tantas historias de directores obsesivos, detallistas al extremo y capaces de acabar solitos con todo un estudio… pero incluso eso se puede explicar y evitar: Dany Saadia nos explica cómo.