Alejandro y Arturo hacen buena su promesa y le entran a las series de TV: empiezan con la brutalidad de Daredevil, expresan sus temores por el cercano final de Mad Men y dejan en claro que sus visiones del fenómeno Game of Thrones (o Chichis y dragones, como la llama Alejandro) no coinciden.

 


See acast.com/privacy for privacy and opt-out information.