Es una de las películas más fascinantes que existen: va más allá del terror para sumergirse en preguntas sobre civilización, fe y modernidad; en un marco inquietante que la hace muy difícil de olvidar. The Wicker Man es un clásico del cine que te obliga a pensar y sentir lo que ves en la pantalla y, por eso, Miguel Cane habla largo y tendido de ella; después de que Raúl Fuentes nos convide un tejuino intergaláctico con First Man, de Demian Chazelle.