John Waters es uno de los grandes directores de cine que han vivido y lo consiguió con una apuesta muy simple: averiguar hasta dónde podías llegar al romper los límites. Miguel Cane habla de una de sus obras más famosas (y accesibles para más gente, por cierto): Polyester, una divertida visión de la familia estadounidense que no deja títere con cabeza. Además, platican de dos estrenos muy dispares (Tomb Raider y Basado en Hechos Reales) y una interesante recomendación doméstica: Collateral, sorprendente desde el inicio.